Ascenso MX o cómo te cambia tu vida y las ganas de jugar

IVAN SÁNCHEZ

Así como el balón no deja de rodar, la carrera de los futbolistas también se encuentra en constante movimiento. De Primera al Ascenso MX, todo cambia.

En algún momento los jugadores pueden llegar a la cima de la montaña, pero al siguiente pueden enfrentar retos desde las sombras de una división inferior con menos reflectores, estadios sin comodidades y hasta comidas más básicas.

Javier Orozco, conocido desde pequeño como el “Chuletita”, vivió en carne propia ir de la gloria de Primera a las sombras del Ascenso. Las causas varían: falta de oportunidades, un bache en la carrera o una lesión que los relega a una división menor o esa poca fortuna para volver a los primeros planos.

El “Chuletita” es canterano de Cruz Azul, un delantero letal que jugó con el equipo de la Noria de 2005 a 2013, tiempo suficiente para ser el décimo máximo goleador, dos veces campeón anotador de la Concachampions y una vez elegido el mejor jugador de la semana en la Copa Liertadores.

Pero después de casi una década en el club siguió su camino y transitó por Santos, Chiapas, Tiburones Rojos hasta llegar a Tampico Madero de la Liga de Ascenso, donde en esta temporada vivió uno de sus peores momentos en su carrera profesional al perder la categoría.

Twitter Javier Orozco.

“Es un momento duro para el equipo. Muchos elementos no estaban comprometidos al 100% y al final descendimos. A mí, en lo personal, me ha ido bien, pues he marcado 27 goles desde que llegué al club, pero no fue suficiente”, dice a El Míster el delantero de 31 años.

Así, después de estar en uno de los cuatro equipos más importantes del país, al Chuletita le tocó vivir un cambio futbolístico en la división de Ascenso, donde se juega de forma diferente. “En la Primera A se disputa el balón de forma más ruda, en Primera hay más talento, eso está claro. En el Ascenso compensan con fuerza las carencias y saben los equipos a qué quieren jugar”,

Orozco resalta que en el circuito de Plata del balompié nacional hay una forma de pensar muy diferente a la Primera, pues destaca el “conformismo” en gran parte de los jugadores.

“La mentalidad es muy diferente, muchos juegan por jugar y no aspiran a más, piensan: ‘juego por 10 pesos y con esto la armó para vivir y si me dan 12 pesos está de lujo’”, dice.

Aunque las carencias o lujos dependen de cada institución, el canterano de La Máquina se enfrentó a otro tipo de instalaciones en la Liga de Ascenso e, incluso, a falta de vestimenta.

“Tal vez los viajes y los hospedajes son parecidos a los de Primera, pero si te toca jugar en estadios y vestidores que se encuentran en condiciones más modestas, en mal estado. Además, las comidas que te da el club no son tan lujosas y en ocasiones no teníamos la vestimenta para llegar a las prácticas o entrenábamos todos parchados con calcetas de otros colores”, recuerda.

Instagram Javier Orozco.

Es por eso que el delantero mexicano anhela tener una última oportunidad para regresar a Primera División, ya sea en México o fuera de nuestras fronteras.

“Tengo un año más de contrato con Tampico, pero no me quiero conformar y seguir en el Ascenso porque sé que si no ahí me voy a quedar. He pensado en el retiro, pero busco una revancha en Primera para sacarme la espinita, porque siempre me he considerado un guerrero, un peleador”, dice.