Atlas, ¿por qué fracasa sistemáticamente, qué ocurre?

Atlas, ¿por qué fracasa sistemáticamente, qué ocurre?

Mauricio Ymay comienza con un tono imparcial que poco a poco va subiendo la voz: “Vamos a ver lo sucedido en Guadalajara. Héctor Huerta, el partido que nos dijiste que marca la semana para todo Jalisco y que se acabó muy temprano porque hubo un equipo que sí entendió que se estaba jugando un clásico y no fue el Atlas”.

Corta su comentario y guarda silencio.

“La verdad es que Guadalajara le hizo tres y perdonó la posibilidad de una goleada histórica. Guadalajara bajó el ritmo, no sé si deliberadamente porque vio que el partido era muy fácil. Parecía el Real Madrid o el Barcelona, pero porque el Atlas era una avenida: los laterales no marcan nada y los centrales son lentísimos. Este es el Atlas. Esta es la realidad del Atlas.”

Ymay trata de levantar la dignidad del Atlas con una pregunta hacia David Faitelson: “Una versión irreconocible del conjunto rojinegro, ¿no, David?”. Faitelson lo mata en la respuesta: “¿Irreconocible? ¡Si así ha sido el Atlas durante 60 años!”

Se cierra el telón con la risa burlona de Mauricio Pedroza acompañada de un: “Héctor, como amigo te lo digo, lo lamento mucho”.

Así son las pláticas sobre el Atlas. Similares a esta mesa de análisis de ESPN celebrada en febrero de 2019 tras un Clásico Tapatío que terminó 3-0 en favor de Chivas.

Cuando se habla de los Rojinegros en tiempo presente afloran adjetivos como malo, lento, pésimo y hasta se ha hecho más común un superlativo: el peor.

Si se quiere escuchar lo bueno del Atlas, hay que hablar en tiempo pasado: la final del 99, la generación dorada de La Volpe, la exportación de Andrés Guardado y, siendo todavía más nostálgicos, el título del 51.

Y estos argumentos son justificados: en 104 años de historia, el Atlas solo tiene un título de liga (su ‘hermano’ Santos tiene 6 en 37 y su vecino Chivas tiene 12 en 114); no han ganado un título oficial desde el 18 de mayo de 1968, cuando ganaron su cuarta copa (en ese entonces, La Volpe tenía 14 años); y solo han clasificado al 40% de liguillas en toda la historia de los torneos cortos (24 años).

El Atlas tiene más descensos que títulos de liga (3 contra 1). El Atlas es el único club de Primera División que no ha tenido un campeón de goleo (exceptuando a las novatas franquicias de Atlético San Luis, Bravos de Juárez y Mazatlán FC). Y aunque no ganen títulos, su juego ya ni siquiera enamora.

“No es fácil poder analizar por qué el Atlas siempre fracasa. Mucho tiene que ver con malas decisiones, poca paciencia y cambios drásticos. No veo que esto pueda modificarse a corto plazo”, dice con voz tajante Jorge Damián ‘Ruso’ Zamogilny, ex jugador rojinegro, en entrevista con El Míster.

En vísperas de una edición más del Clásico Tapatío, te enumeramos las causas de los fracasos del Atlas, un club de enorme tradición pero también dolor. ¿Qué otra causa agregarías?

1. Inconsistencia en fases decisivas

Atlas
Diego Cocca busca darle estabilidad deportiva al club. Foto: Twitter Atlas.

Desde la primera y única vez que el Atlas fue campeón: nació y murió el actor Robin Williams, se construyó y se demolió el muro de Berlín, y las mujeres pudieron votar en elecciones federales por primera vez en México.

De aquel 22 de abril de 1951 a la fecha, el Atlas ha sumado 3 títulos oficiales a sus vitrinas: dos copas y un Campeón de Campeones, el último hace 52 años. Como equipo de Segunda División ganó dos títulos más en 1972 y en 1979. Incluyendo estos últimos, son más de 40 años sin festejos en Colomos.

En un frente a frente con su acérrimo rival, el Atlas se queda lejos. Chivas tiene 25 títulos en total en 5 competencias diferentes, mientras que los rojinegros apenas suman 9.

La última vez que llegaron a una final fue hace casi 7 años, el 5 de noviembre de 2013, cuando disputaron la final de Copa MX contra su entonces ‘hermano’, Monarcas Morelia (ambos clubes eran propiedad de TV Azteca en ese momento). Pero los pies de Matías Vuoso, Leandro Cufré y Lucas Ayala decidieron que no era tiempo de ser campeón. Fallaron sus penales.

Ni siquiera han estado cerca del título. La última liguilla del Atlas fue en el Clausura 2017, hace más de 3 años. Antes de eso, estuvieron 4 torneos sin entrar a la Fiesta Grande. En promedio en la historia de los torneos cortos, el Atlas clasifica a una liguilla cada 2.5 torneos.

Aunque su racha más larga en los últimos 15 años fue entre 2007 y 2013. Pasaron 6 años para que el Atlas volviera a una liguilla.

“La época de Tomás Boy ha sido de lo mejorcito, así como la del ‘Profe’ Cruz; pudieron cambiar un poco la percepción del Atlas. El equipo debe pensar en buenos proyectos, y no estoy hablando de ganar 3 o 4 partidos y calificar, sino un proyecto exitoso como institución”, reflexiona el ‘Ruso’ Zamogilny.

El Atlas solo ha sido campeón gracias a su sub 20 y sub 15 en 2019, además de ser tricampeones sub 17 entre 2009 y 2011.

2. ¿Ventas en el momento adecuado?

Atlas
Foto: Twitter Atlas

El Atlas de los 90 dejó una gran camada que incluso representó la ola más grande de exportaciones de jugadores mexicanos a Europa en la historia. Otros levantaron títulos en diferentes clubes de la Liga MX.

Son cuatro los elementos que han dado el salto directo del Atlas al Viejo Continente: Rafael Márquez al Mónaco en 1999, Andrés Guardado al Deportivo La Coruña en 2007, Edson Rivera al Braga en 2011 y Alejandro Gómez al Boavista en 2020.

Otros como Pavel Pardo (al Stuttgart/Alemania), Jared Borgetti (al Bolton/Inglaterra) y Antonio Briseño (al Feirense/Portugal) lo hicieron después de tener regularidad en otros clubes.

En México, se consagraron campeones: Oswaldo Sánchez (Chivas y Santos), Juan Pablo Rodríguez (Chivas y Santos), Hugo Ayala (Tigres), Jorge Torres Nilo (Tigres), Juan Carlos Medina (América), Juan Carlos Valenzuela (América) y Alfonso González (Monterrey).

“Atlas es un equipo que saca jugadores muy buenos, pero no los logra llevar al mejor momento de su carrera. Ese momento lo tienen en otro equipo”, analizó el ‘Ruso’.

Entre 1998 y 2006, México participó en 12 torneos de selección mayor (4 Copas Oro, 3 Mundiales, 3 Copas América y 2 Confederaciones) y en 9 de ellos hubo por lo menos un jugador del Atlas presente. Las únicas competencias en las que no fueron la Copa Oro 2000 y 2002 así como la Confederaciones 2005.

Sin embargo en los 3 últimos mundiales, de 69 jugadores posibles, solo 2 pertenecían al Atlas: Jorge Torres Nilo en Sudáfrica 2010 y Rafael Márquez en Rusia 2018.

3. Inestabilidad directiva

Alejandro Irarragorri
Alejandro Irarragorri. Foto: Twitter Atlas

En la última década, el Atlas ha pasado por 3 dueños diferentes: una asamblea de 123 socios, la televisora TV Azteca y el grupo empresarial Orlegui. Desde la óptica del ‘Ruso’ Zamogilny, aunque con el más reciente dueño hay más estabilidad financiera, los 3 han tomado malas decisiones.

“A mí me tocó ser parte de un equipo que todavía estaba dirigido por los directivos de la asociación civil. En aquel momento había falta de pago, retrasos, situaciones complicadas. Yo recuerdo que había incertidumbre. Hoy sé que no es así, tienen una estructura más sólida, pero se han tomado malas decisiones”, describe.

Con la entrada de TV Azteca en diciembre de 2013, el Atlas liquidó sus deudas económicas y evitó el descenso en 2014. Llegaron elementos como Aldo Leao, Rodrigo Millar, Federico Vilar e incluso el regreso del hijo pródigo, Rafael Márquez. En esta etapa hubo un realce deportivo al llegar a 4 liguillas (dos de forma consecutiva) pero sin superar los Cuartos de Final.

Grupo Orlegi, dueño de Santos Laguna y de Tampico Madero en la extinta Liga de Ascenso, anunció la compra del Atlas en mayo de 2019. Aún no hay liguilla con este dueño, puesto que en el Apertura 2019 no clasificó, el Clausura 2020 se suspendió por la pandemia y el Guardianes 2020 aún no acaba (aunque los rojinegros se ubican en la posición 14 hasta antes del Clásico Tapatío).

Entre las administraciones de TV Azteca y Orlegi Sports, han pasado 12 entrenadores por el banquillo del Atlas. Los que más han durado son Tomás Boy con 1 año y 7 meses y el Profe Cruz con 1 año y 6 meses. Fuera de ellos, nadie ha durado más de 10 meses.

De hecho uno de sus últimos entrenadores, Rafael Puente Del Río, ostenta el récord como el DT con más derrotas consecutivas desde que se instauraron los torneos cortos, aunque cabe recalcar que de sus 12 descalabros seguidos, 7 fueron con Querétaro y 5 con Atlas.

El último entrenador que duró más de 2 años con el club fue Ricardo La Volpe, quien estuvo de julio de 1997 hasta junio de 2001 y logró llevarlos a una final de liga después de 33 años.

4. ¿Y la afición?

Afición de los rojinegros
Foto: Twitter Atlas

“El aficionado del Atlas es el más cercano que encuentro en México al argentino, porque México es un país donde hay mucha pasión, pero los resultados afectan al momento de la convocatoria. A mí me tocó un mal momento y veía cómo la gente iba al estadio. Uno ve cada vez más afición del Atlas; no se bajan del barco”, describe Zamogilny.

Esa intensa pasión ha traspasado límites hasta ser fanatismo, considera el ex futbolista, hasta el grado de sufrir vetos al Estadio Jalisco como en 2015, cuando la afición provocó altercados tras la eliminación contra Chivas en liguilla.

Sin embargo, para el ‘Ruso’ no hay diferencias entre la pasión del aficionado tapatío y el regio: “cuando a mí me comparan el Clásico Regio con el de Jalisco, yo que viví este último, puedo decir que se vive con la misma pasión que en el norte, solo que últimamente en el norte han tenido éxitos deportivos y los ha puesto en un escaparate diferente. Eso no quiere decir que sea más pasional”.

Tanto para Zamogilny como para el periodista Héctor Huerta, abierto aficionado del Atlas, la afición no tiene la culpa de los fracasos rojinegros.

El comunicador de ESPN explotó en 2018: “el tiempo se agotó. La afición, siempre fiel, hoy está harta. Ya es hora de anunciar cambios en las oficinas, en el cuerpo técnico y hasta en la cancha, fuera incompetentes, el uniforme rojinegro no puede seguir ensuciándose”.

Héctor Huerta es uno de los miles de aficionados que cada temporada sufre bullying por irle al Atlas. Dice estar acostumbrado. Después de todo, hablar bien del Atlas se hace en tiempo pasado. Quizás demasiado pasado, como su único título, que tiene 69 años de antigüedad. O demasiado nostálgico, como los nombres de sus barras más grandes: La Fiel, La 51…

Este es el pasado y el presente del Atlas. ¿Qué pasará en el futuro?

TE PODRÍA INTERESAR

Chivas gana dinero, Telemundo millones de televidentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *