Atletas paralímpicos: entre los sueños de oro y el desgaste emocional

Atletas paralímpicos: entre los sueños de oro y el desgaste emocional

Es la 1 de la tarde, el sol cae a plomo y Diego está exhausto. No solo son las tres horas que estuvo nadando amarrado a un árbol de aguacate, lo que más le agota son las dudas que ahogan su mente en incertidumbre y desánimo. Uno de los mejores deportistas paralímpicos del país se prepara como puede.

Debido a la pandemia del SARS-CoV-2 (COVID 19) ser Premio Nacional del Deporte en 2019 no le garantiza mucho. Entrena con lo que puede y mantiene la esperanza de convertirse en figura de México en los próximos Juegos Paralímpicos de Tokio.

Su nombre es Diego López Domínguez y es originario de Actopán, Veracruz. Desde los 8 años de edad padece el Síndrome de Charcot Marie Tooth (CMT), una enfermedad crónica-degenerativa que poco a poco le quitó la fuerza en las piernas, aunque eso no fue obstáculo para brillar en la natación.

Diego es uno de los 36 para-atletas mexicanos que, pese a ya tener asegurada su plaza en los Juegos Paralímpicos de Tokio, vive con la incertidumbre de saber qué ocurrirá, luego de que dicho evento fuera pospuesto hasta el verano de 2021 con cambios obligados en la preparación deportiva, mental y presupuestal.

Bolsillos lesionados

Paralímpicos
FUENTE: CREATIVE COMMONS

Luego de semanas de incertidumbre, el 30 de marzo Thomas Bach y Andrew Parsons, presidentes del Comité Olímpico Internacional (COI) y del Comité Paralímpico Internacional (CPI), respectivamente, anunciaron las nuevas fechas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos: los primeros, del 23 de julio al 8 de agosto de 2021 y, los segundos, del 24 de agosto al 5 de septiembre.

Fue la primera vez que los Juegos Olímpicos se pospusieron, ya que en las ediciones de 1916, 1940 y 1944 fueron cancelados de forma definitiva debido a la Primera y a la Segunda Guerra Mundial.

De acuerdo con la estimación del portal statista.com, el presupuesto para los Juegos Olímpicos Tokio 2020 (hasta antes de ser aplazados) fue de 12,000 millones de dólares y para los Juegos Paralímpicos, de 1,200 millones de dólares: 600 por parte del comité organizador, 300 más por el gobierno de Japón y los 300 restantes por el gobierno metropolitano de Tokio.

Al posponer los juegos por un año más, las estimaciones de portales como Nikkei, The Financial Times y Forbes coinciden en que se tendrán que invertir otros 2,700 millones de dólares (entre Juegos Olímpicos y Paralímpicos) debido al mantenimiento de instalaciones, reacomodo de reservaciones en hoteles, personal de seguridad, renta de la Villa Olímpica, entre otros gastos.

En México, la situación ‘no es grave’, según Ana Gabriela Guevara, actual directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE). En una entrevista realizada por el diario Marca, aseguró que las pérdidas serán mínimas:

No nos va a costar, los meses que teníamos proyectados para más salidas al exterior, más pasaportes para lograr su pase a Juegos Olímpicos en clasificatorios, eran marzo y abril. No ejecutamos ni siquiera el 50 por ciento de lo presupuestado para los Juegos.

No obstante, el tema económico afectaría más a los para-atletas mexicanos en cuestión de sus patrocinios. Debido al cambio de fecha de las Olimpiadas, los deportistas han tenido que renegociar sus contratos porque algunas marcas concluían su relación en diciembre de 2020, revela Fernanda Corral, directora de la agencia Athlete Booster, especializada en conseguir patrocinios para atletas convencionales y con discapacidad.

“Sí ha habido algunas marcas que desafortunadamente han recortado sus presupuestos, no tanto por el cambio de fecha, pero sí se han echado para atrás. ¿Las razones? Uno: ya no es año olímpico. Dos: La situación actual está pegando muy fuerte económicamente. A nosotros nos ha tocado entender, lo veo positivo porque la mayoría piensa en cómo renovamos.”, concluye Corral.

DATO
ENTRE 10 y 15 MDP invierte una marca en un atleta durante el año olímpico en México. La mayoría de esa inversión se destina a producción (por ejemplo, videos comerciales).

Rutina desabrida

Paralímpicos
FUENTE: CONADE

El árbol de aguacate es fuerte, testarudo e incómodo, pero se ha vuelto uno de los pocos acompañantes de Diego. Aunque le obliga a trabajar más resistencia que velocidad, no lo deja solo en su improvisada preparación rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio, ahora en 2021: “Es un cambio al 100 por ciento porque estamos dependiendo de las situaciones de cada uno”, narra.

Después de ocho años trabajando en el Centro Paralímpico Mexicano en la Ciudad de México, de la mano de su entrenador Fernando Gutiérrez Vélez, el nadador Diego López ha vuelto a su pueblo natal, a más de 350 kilómetros de distancia, pero no en las condiciones que él quisiera.

Su rutina ha cambiado totalmente. Ahora entrena cuatro horas diarias, mientras que en la capital del país lo hacía ocho horas. Lo hace en una alberca recreativa que consiguió con unos familiares y compró algunos aparatos de gimnasio para no perder condición; sabe que, aunque sus ánimos no son siempre positivos, es afortunado por estos recursos que otros compañeros no tienen.

Al otro lado del país, en Guadalajara, Jalisco, se encuentra otra atleta con los ánimos en un sube y baja: Lenia Ruvalcaba, figura del judo paralímpico mexicano que ganó un oro en los Juegos Paralímpicos de Río 2016 y una plata en Pekín 2008, pero que en este momento entrena en casa con incertidumbre, pues asegura que ha bajado su ritmo de trabajo hasta en un 80 por ciento.

“Se suspendieron dos campamentos, dos competencias contables para los Juegos. El entrenamiento no se hace igual, ni siquiera hay los medios, un tatami o con quién más entrenar. Estamos tratando de sufrir lo menos posible”, detalla.

Lenia y Diego son ejemplos de atletas paralímpicos mexicanos que han tenido que modificar su rutina de entrenamiento luego de que Tokio 2020 fuera pospuesto. Aunque siguen bajo la supervisión de su entrenador, hay un factor difícil de vencer: el mental.

“Es algo triste. Me preocupa la situación, aunque ha dejado cosas buenas como la convivencia con mi familia, que se ha hecho mejor y más latente. La cuestión mala es la preocupación y saber que estamos expuestos todos. Extraño el centro paralímpico, a mis compañeros y a mi entrenador. Hay días en los que no amanezco con el mismo ánimo, me afecta estar entrenando yo solo”, describe Diego.

A pesar de la incertidumbre, tratan de ver esto como una oportunidad para valorar a otras personas y momentos. Coinciden en que la decisión fue lo mejor y que esperan llegar más preparados para el verano deportivo de 2021.

“De pronto ya vivíamos en un mundo donde no veíamos muchas cosas, esto hace que te des cuenta de que has dejado de hacer cosas, dedicarle tiempo a tu familia, tener tiempo para convivir, etcétera. Mentalmente no es fácil, pero también es ver la oportunidad de entrenar mejor y regresar con más ánimo”, finaliza Lenia con el tono de voz ligeramente más entusiasta.

Ellos también juegan

paralímpicos
FUENTE: CREATIVE COMMONS

El origen del deporte para discapacitados data de 1888 en Alemania, con algunos clubes en los que los atletas eran sordos. Sin embargo, la primera competición global se dio en 1948, a la par de los Juegos Olímpicos de Londres.

En aquella ocasión, la competencia fue nombrada Juegos de Stoke Mandeville, en honor al hospital londinense de donde surgió este proyecto. Sir Ludwig Guttman, un médico judío exiliado en Inglaterra, fue quien creó estos juegos con la finalidad de impulsar a veteranos de guerra con lesión medular.

Los primeros Juegos Paralímpicos nacieron en Roma 1960 y desde entonces se han llevado cada cuatro años, sin embargo, en las ediciones de 1972 hasta 1984, se celebraron en una sede diferente a la de los Juegos Olímpicos.

Desde 1988, en Seúl, los Juegos Olímpicos y Paralímpicos se han llevado a cabo en la misma ciudad, aunque los Paralímpicos inician unos días después de la clausura de los Olímpicos.

TE PODRÍA INTERESAR

Atletas mexicanos y olímpicos del 2021: ¿Una oportunidad o una tortura financiera?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.