Atlética, la marca que retó a los gigantes y perdió

Atlética, la marca que retó a los gigantes y perdió

En 2017, durante una de las fechas del Global Champions Tour, uno de los torneos hípicos con mayor glamour del mundo, salió a competir Nelson 212 en el Campo Marte en la Ciudad de México. Lo montaba José Alberto Martínez Barone. Los caballos son su pasión, ha financiado a jinetes que compiten a nivel internacional. ¿Quién es él? El hombre que dirigía a Atlética, la marca que llegó a vestir a la selección nacional, a Chivas y que tras su intento de mantenerse en el juego casi lo llevan a la quiebra, incluyendo acusaciones de soborno.

¿Te acuerdas de sus jerseys? La marca sobrevive. Ya no patrocina a algún equipo de la Liga MX, pero si tienes un equipo amateur puedes entrar a su sitio y diseñar tu propio uniforme.

Por cierto, tiene una gloria que nadie jamás se las podrá quitar: todas las fotos de la medalla de oro que logró la selección mexicana en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 sale su marca, eso ni Nike ni Adidas, que han vestido al Tri en los últimos tiempo lo tienen.

****

En México hoy manda una marca, y esa es Charly. Para el Guard1anes 2020 la empresa mexicana viste a cinco de los 18 equipos de la primera división (Atlas, Pachuca, Querétaro, Santos y Tijuana). Tan solo un puesto abajo se encuentra Pirma, quien patrocina a cuatro equipos de la liga (León, Mazatlán, Necaxa y al Atlético San Luis). Pero, ¿te acuerdas de Atlética?

Siempre es bienvenido que una industria mexicana sea quien porte los gafetes de líder, cuando alrededor de ellas compiten marcas monstruo que dominan evidentemente el mercado mundial. 

Tanto Charly como Pirma ‘le han ganado’ (al menos en número) el juego a empresas como Nike, Adidas o Puma, que visten en conjunto a tan solo cuatro equipos del torneo (América y Pumas; Tigres; y a Chivas, respectivamente). Esta historia cuenta con un antecedente similar, y como protagonista tenemos a la marca Atlética

Fundada por Alberto Martínez Barone en Zapopan, Jalisco en 1994, la empresa no tardó en crecer exponencialmente y hacerse de un hueco en el mercado nacional. Le bastó un año tan solo para comenzar a vestir a los equipos de primera división, oficializando contrato con dos clubes locales; Tecos y Atlas.

Atlética se hizo pronto del gusto de la afición, tanto que en muy poco tiempo se convirtió en una de las marcas deportivas más importantes en el país. Logró vestir en una misma temporada incluso a 12 de los 18 equipos competidores de la liga. Su impacto fue tal que para el año 2000 se convirtió en patrocinador oficial de la selección Mexicana en vísperas Olímpicas. Su presentación internacional se vió desplazada hasta el campeonato mundial Corea /Japón 2002.

La marca acompañó desde la consagración del Toluca en Verano 2000, Apertura 2002, Apertura 2005, Apertura 2008 y Bicentenario 2010. A Santos en el campeonato del Clausura 2008. Pachuca en Invierno 99, Invierno 2001 y Apertura 2003. Monterrey en el Clausura 2003 y al Monarcas en su único título liguero en Invierno 2000. Hasta el máximo logro histórico nacional, vistiendo a la selección en la obtención de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2012.

Un continuo trayecto de complicaciones con el Club Guadalajara y la selección provocó que la marca empezara a decaer.

Con el equipo tapatío perdieron cuatro años de contrato al haberse anunciado la cancelación de tal acuerdo ante la llegada de Jorge Vergara, y la compra de más de 150 certificados de aportación de los cuales Martínez Barone resultaba ser socio en diferentes partes. 

De la empresa solo se escuchaban escándalos, pues a consecuencia de la pérdida de la selección tras ser superada por la oferta económica de Nike, Alberto fue acusado por la FMF por intento de soborno con la intención de tomar en cuenta como oferta primaria a su empresa, misma que perdió jerarquía dejando de figurar parcial y gradualmente de la primera división.

De acuerdo con la base de datos de El Míster, Nike ofrecía 13.5 millones de dólares y Atlética no pudo superar la oferta de 12.5. La pelea la perdió. Lo mismo sucedió con Chivas, tras dar por cancelado el contrato con Atlética, el club tapatío firmó un acuerdo multianual con Reebook.

Después de la crisis se perdió por años hasta que vistió a la delegación mexicana en los Juegos Panamericanos de Guadalajara en 2011.

Para el Lic. Barone la industria textil deportiva en México apenas comienza a crecer. 

El crecimiento del mercado ha sido exponencial. Anteriormente no teníamos la facilidad de adquirir nuestros productos para practicar deporte, no había tantos canales de distribución. Las indumentarias no eran necesariamente las adecuadas. Ahora por ejemplo existen fibras que permiten que los atletas puedan tener mayor rendimiento según lo que practiquen

Comentó en un webinar organizado por el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la UdG

El empresario es presidente actual del Grupo Loma Lasetex, Sporelli y Carrara, misma que viste actualmente a los Bravos de Juárez de la Liga MX y supone apostar llegar a alturas que su marca hermana algún día logró estar.

A día de hoy en su página oficial, la marca cuenta con un interesante generador de diseños predeterminados que pueden ser combinados entre diversos colores y formas, que como cliente puedes personalizar y adquirir para tu equipo de fútbol de tu trabajo, amigos o familiares.

El costo no tiene variantes; 599 pesos es el precio de cada uniforme completo (playera, short y calcetas), una propuesta para la olvidada empresa nacional.

TE PODRÍA INTERESAR

Adidas derrota a Nike en la Liga de las marcas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.