La Barbie, el linebaker de la Secundaria United de Laredo 19/06/2020

La secundaria pública United de Laredo Texas tiene tres alumnos muy populares en su historia: Ana Rodríguez, Miss Texas 2011, Steve Asmussen inducido al salón de la Fama de las carreras de caballos en 2016 y Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, condenado el 11 de junio de 2018 a 49 años y un mes de prisión en una cárcel federal en los Estados Unidos con una multa de 192 millones de dólares por delitos de tráfico de cocaína y lavado de dinero.

La Barbie, blanco como la leche, ojos verdes y bien parecido, fue bautizado así por su entrenador de futbol americano de los Cuernos Largos United durante los dos años en los que estuvo en el equipo. 

La secundaria fue construída por la Defensa Civil de los Estados Unidos y apareció en una película de propaganda en 1965. El documental presumían el programa de defensa y años después sería el sitio donde la Barbie empezó a tejer parte de su historia. 

Los Cuernos Largos no son el equipo más popular ni el mejor, pero son competitivos. Sólo han tenido una temporada perdedora desde el 2004, y ocupan entre las escuelas secundarias el ranking 1,624 a nivel nacional y 228 del estado de Texas.

Y allí, La Barbie, considerado uno de los capos más sanguinarios en la historia de México, tiene algo bueno que presumir: logró el campeonato de distrito cuando él era jugador en principios de la década de los 90. Alguna vez sus amigos no fueron Los Beltrán Leyva ni el Chapo Guzmán. 

El hombre que comenzó como dealer de marihuana en Laredo y llegó a traficar más de 1 tonelada de cocaína al mes a los Estados Unidos. Cuando jugaba lo hacía como el linebaker titular de los Cuernos Largos United.

La DEA, la agencia que se dedica a la lucha contra las drogas, detalla en uno de sus informes que La Barbie comenzó su vida delictiva después de los 18 años, justo cuando salió de la high school. 

Édgar Valdez Villarreal estaba lejos de ser un estudiante brillante, pero era un buen linebaker y jugaba regularmente con el equipo. Siempre fue útil: en su equipo y años después para los altos capos de la droga.

ESTA HISTORIA LA PUEDES ESCUCHAR EN EL MÍSTER PAPERS.

En su época de estudiante, de clase media y sin problemas económicos,  nadie imaginó que se convertirá en uno de los capos de la droga más buscados del mundo. 

George Grayson, un académico en los Estados Unidos, dijo en alguna ocasión que La Barbie tenía el récord Guinness de más personas que lo querían matar.

Pero en aquellos años de college, no faltaba a los entrenamientos de los Cuernos Largos.

Edgar Villarreal creció en Laredo cuando ni siquiera habían llegado los Burger King, se la pasaba en las rancherías, vivió muchos años junto a sus padres y sus otros cinco hermanos en una casa muy ordenada y de color naranja.

Como jugador de futbol americano La Barbie lograba entre una o dos capturas por juego. Nunca fue estrella, pero siempre fue útil. Nunca llegó a los niveles del Chapo Guzmán o los Beltrán-Leyva, pero también para ellos, alguna vez, se convirtió en su mano derecha y su matón preferido.

El 30 de agosto de 2010, cuando las autoridades lo capturaron en Lerma, un municipio del Estado de México, encontraron en su cabaña unos 4 caballos pura sangre, armas, y una vitrina donde tenía unos 60 relojes Rolex entre otras marcas de lujo. 

Durante sus años de estudio dicen que siempre fue un chico amable y hasta simpático.  

La Barbie se divertía yendo a los bares conduciendo su Chevy rojo con dorado y en una de esas noches de juerga, dos meses antes de graduarse, chocó con otro automóvil y el conductor, un consejero de su escuela, murió al instante. Edgar enfrentó un juicio por homicidio pero fue absuelto de todos los cargos. 

Dos años más tarde, a los 20, ya era uno de los mayores dealers de Laredo. Después se convirtió en uno de los capos más buscados y las autoridades mexicanas y estadounidenses ofrecieron hasta 4.3 millones de dólares solo por información que llevara a su captura.

La Barbie, especialista en leer jugadas y crear rutas de juego con los Cuernos Largos, también diseñó su propia ruta de negocio en la droga: Colombia-Panamá-México-Estados Unidos. 

La Barbie quiso inmortalizar su historia y por eso mandó ha hacer con 200,000 dólares su propia película. Edgar y sus sicarios eran los torturadores más bestiales que hayamos conocido: decapitaban y colgaban los cuerpos en los puentes. También, después de ser detenido por las autoridades mexicanos impuso la moda de las camisas polo.

Después de ser detenido fue extraditado a Atlanta en otoño de 2015 donde ya purga una pena de casi medio siglo.

La Barbie dejará la prisión cuando tenga 94 años de edad y quizás, con un poco de suerte, la United High School de Laredo ya tenga más personalidades para presumir. 

Quizás…

TE PODRÍA INTERESAR:

Alfredo Ríos Galeana, el asaltabancos que se convirtió en árbitro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *