El otro Tri: jugadores pequeños, corazón y sueños gigantes

IVAN SÁNCHEZ

Buscan reconocimiento, poner un alto al bullying, la discriminación y, además, representar con orgullo al país. La gente pequeña de México tendrá la oportunidad de contar con una Selección Mexicana que porte los colores tricolores dentro y fuera de nuestras fronteras, al tiempo que demuestran que pueden ser independientes y salir adelante por si solos.

Siguiendo los pasos que dieron en Argentina y Perú con los primeros representativos de esta modalidad y la Copa América de Talla Baja que se celebró el año pasado en la que el combinado de Paraguay se llevó la Final sobre la Albiceleste, la motivación llegó a México para crear el proyecto que ya se encuentra en formación.

“El impulso viene de hace tres o cuatro años por Facundo Rojas, ahora capitán de Argentina, quien logra que la selección de talla baja de su país sea reconocida por la AFA y crean la Copa América. Aquí se lucha desde 2011 por la inclusión y respeto de sus personas.

Vimos cuenta que eran mexicanos invisibles, sin derechos, sin leyes para personas con discapacidad y nos dimos a la tarea de trabajar desde la familia y el entorno”, dice Ricardo Castro, titular de la Comisión de Deportes del Consejo Nacional de Gente Pequeña.

Una de las razones para la creación de la selección nacional, que ahora cuenta con 50 elementos, que se reducirán a los 14 representantes en las últimas visorías de noviembre, es enfocar la constante pelea por inclusión de sus elementos, además de darles la oportunidad de realizar las actividades que aman desde pequeños.

“Es una gran chance. Hay chavos que juegan muy bien desde chicos con las personas de talla promedio y desafortunadamente no pueden hacer una prueba con un equipo profesional.

Somos conscientes de nuestras limitantes como, tal vez, la fuerza y velocidad, pero no por eso debe haber discriminación; de ahí la importancia de este proyecto, pues queremos dejar de lado ser circo, teatro y espectáculo, y que nos tomen en serio”, dice Sergio Cacho, de 31 años, uno de los elementos veteranos que podrán vestir la verde.

Su compañero, Jesús Padilla, concuerda en que tener talla baja es motivo de burlas, sarcasmo y bullying en las redes sociales. “En esta era es fácil hablar detrás de una computadora, muchas personas dicen que no podemos, pero queremos demostrar que somos una realidad”.

Así, a finales de año tendremos una nueva Selección Mexicana, que tal vez tenga la capacidad de darnos un título continental o mundial, mientras tanto el proyecto ha tenido pasos pequeños como reconocer al 25 octubre como el Día de Talla Baja.

Ahora piden el apoyo de patrocinadores, publicidad y difusión y, por qué no, estar afiliados a la Federación Mexicana de Futbol. “Queremos demostrar el nivel futbolístico de la gente pequeña”, dice Ricardo Castro.

En una lucha protagonizada por una minoría, el futbol los puede ayudar como un medio para tener una mejor vida como dice “Checho” Cacho: “La selección es una forma de decir que podemos salir adelante, que somos independientes, decir aquí estoy”.