Federer, ¿qué diablos tiene en la cabeza el mejor de la historia?

Federer

IVAN PÉREZ/@elmisterperez

-La primera vez que ví a Federer fue en un torneo en Roma por el 98 o 99 y estaba comentando el partido con Benito Pérez Barbadillo, que después trabajaría con Nadal, y le dije, ‘este tipo es malísimo, nunca será el número uno del mundo, no sabe pegarle de revés’…

Eso dijo Guillermo El Mago Coria, luego se echa a reír porque claro, “no sabía lo que decía”. Los que lo conocen de mucho tiempo dicen que Roger era un tipo raro, siempre iba con sus audífonos escuchando música electrónica, pelo rubio, largo y que casi siempre terminaba gritando, enfadado o reclamando. 

Hace unos años le confesó a Tennis World que se hizo mejor cuando entendió que no era invencible, ni tan bueno como decían y que tenía errores. Y cuando eso pasó, se convirtió en el número uno.

Previo a un Abierto Mexicano de Tenis, me sentaron en una mesa con Guillermo Cañas, un tenista argentino competitivo que ganó siete títulos de la ATP y que nunca pasaría más allá del octavo lugar del ranking mundial, pero que curiosamente era de los pocos tenistas que le plantaban cara a Roger en su momento más dominante y le hacían pasar mal rato, no por algo se enfrentaron seis veces y ganó la mitad.

-¿Qué hace distinto a Federer, por qué es el mejor del mundo?

-Los detalles. No hay otra respuesta. Y los detalles hacen también un mundo de diferencia. La verdad es que entre el uno y el siete u ocho del mundo la distancia la marca la mentalidad y los puntos finos, Federer tiene puntos muy finos y su mentalidad es increíble, nunca se desespera y parece que siempre sabe qué hacer en el momento correcto y ahí perdemos todos.

****

Federer

Es difícil recordar a Federer perdiendo los papeles. Alguna vez pensaron que sería un tenista tío McEnroe por su estilo agresivo, pero es probable que tengamos que remontarnos hace 10 años para traer a la mente un desatino del suizo. En el Abierto de Miami rompió su raqueta luego de una serie de dobles faltas consecutivas ante Novak Djokovic. Luego, poco más.

Los que le conocen dicen que Federer nunca ha dejado de ser un volcán interno, por eso siempre quiere ganar y eso lo ha llevado a ser quizás el mejor de todos los tiempos. Pero aprendió a enfocarse a lo que quería.

“Cuando pasas mucho tiempo siendo el mejor es probable que te creas todo lo que te dicen. Pero yo después de algunos meses siempre me pregunto, ¿qué puedo hacer mejor?, ¿en qué puedo mejorar?, ¿en qué necesito trabajar?”, dijo a Eurosport hace un año. Entre 2004 y 2008 nunca perdió el número del mundo y cuando eso sucedió, regresó algunas ocasiones a estar en el top.

Patrick Cohn, especialista en psicología de tenistas, resume la fortaleza mental de Federer como su principal atributo. Incluso Roger ha llegado a decir que su físico no es el mejor del circuito, “no tengo tanta fuerza en la piernas”, comentó hace unos meses.

Federer
Foto: Tomada de Mextenis.

“¿Por qué juegas tenis competitivo? La respuesta es más probable es porque quieres ganar.Pero hay una gran diferencia entre enfocarse en ganar y estar enfocado para ganar. Centrarse en ganar durante un partido es contraproducente. Cuando te enfocas en el resultado, cada punto adquiere mayor importancia. Si pierde un punto, comienza a preocuparse por perder el set. Cada error crea más presión y ansiedad, dice Patrick para explicar lo que no hace y lo que sí hace Roger en cada partido.

“Federer sabe la importancia de enfocarse para ganar o enfocarse en el proceso de juego”.

Después de conseguir el primer lugar del ranking en 2004, Roger comentó que le llevó entre dos y tres años entender qué era jugar en la ATP y sobre todo a manejar sus emociones. “Era muy visceral”.

Cuando charlas con Federer no te toparás con un hombre de declaraciones estruendosas, más bien con frases como “es mejor ser buena persona que el número uno”, “yo no soy para nada un superhéroe o invencible”, “me gusta la vida familiar y eso me da control emocional”, “me niego a dormir en mi cama sin mi esposa” y es precisamente Mirka Vavrinec, ex tenista profesional, quien le ha ayudado a tener el equilibrio emocional, le maneja las relaciones públicas y le aconseja en momentos complicados. “Si mi esposa me dice que paré, lo dejo sin problemas”, le dijo Roger a The Mirror.

“Aceptar los malos puntos, las derrotas, lo malo que te pueda pasar y enfocarlo para mejorar”, eso dice el tenista suizo que le fortaleció su mentalidad a la hora de jugar.

****

Matterhorn es la montaña más fotografiada del mundo. Roger, dice que en algunos años, se citará con ella. Los alpinistas le llaman la montaña perfecta. El tenista perfecto en el sitio perfecto. Vaya combinación.

-Y después, con los años ya vimos en lo que se convirtió Federer. Es increíble cómo cambió, mejoró y también está clara mi mala mirada para ver el tenis… El Mago Coria se echa a reír. 

Te podría interesar:

Raúl Zurutuza, el hombre que derrota las crisis