LeBron James: el Michael Jordan de nuestra generación

LeBron James: el Michael Jordan de nuestra generación

Así como nuestros padres nos hablaron de Michael Jordan, nosotros tendremos la oportunidad de contarles a nuestros hijos sobre LeBron James: la estrella actual más respetada y exitosa de la NBA. Actualmente ya cuenta con la etiqueta de leyenda del básquetbol, a pesar de que todavía le quedan unos años de actividad.

LeBron James no tuvo la mejor de las infancias. Nació en Akron, Ohio, una ciudad infestada de  delincuencia y pandillaje. Su papá lo abandonó desde que era un bebé y su mamá lo comenzó a criar cuando ella apenas tenía 16 años. No obstante, Gloria Marie James fue una mujer firme y estricta con su hijo, alejándolo de cualquier conflicto, vicio, o conducta criminal.

Su vida cambió a los siete años. LBJ relata que ver a Jordan ganar sus primeros tres anillos a inicios de los 90 lo inspiró a seguir el camino de la duela. Ahí fue cuando supo que su futuro era ser como el astro de los Bulls de Chicago. Finalmente, su contacto con el baloncesto empezaría en el Centro Comunitario Summit Lake. 

Rápidamente demostraría que su habilidad para el básquetbol era más que un simple anhelo. Sus condiciones atléticas lo destacaron por encima de sus compañeros y harían que Frank Walker, el entrenador del centro comunitario, se interesara por él. Frank sería una figura paterna para LeBron, pues a los nueve años lo adoptó casi como si fuera su hijo.

Walker animó a LeBron James no sólo a seguir en el deporte, sino también a no abandonar sus estudios académicos. Durante su paso por la secundaria y preparatoria (ya convertido en un adolescente de 1.90 metros), The King se fortaleció como basquetbolista al participar en distintos torneos escolares, con actuaciones sobresalientes que comenzaron a llamar la atención del ámbito profesional. 

FOTO: WIKIMEDIA COMMONS

Antes de finalizar su ciclo escolar como el hombre clave del St. Vincent-St. Mary High School, ya había sido mencionado en medios como SLAM o Sports Illustrated. Lo anterior despertó en jugadores como Kobe Bryant y Shaquille O’neal una curiosidad por la promesa que empujaba fuerte por ser el próximo rey de la NBA.

En el Draft 2003, LeBron James fue escogido por los Cavaliers y para celebrarlo decidió portar el número 23 en su espalda en honor al ícono que lo inspiró. Sólo en su primer año rompió varios récords del equipo, como ser el más joven en anotar 40 puntos en un partido y llevarse el trofeo al Rookie del Año, siendo la primera ocasión que alguien de Cleveland se lo quedaba.

Su aporte condujo a los Cavaliers a playoffs de la Conferencia en la temporada 2005-06, algo que no lograban desde 1998, pero cayeron en semifinales. En la campaña 2006-07, Cleveland llegó por primera vez en su historia a una final, la cual perdieron estrepitosamente ante los Spurs. No obstante, algo quedó muy claro: LeBron fue un factor decisivo en el resurgimiento de la franquicia. 

En 2008 fue parte del combinado estadounidense que se colgó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Beijing. Sin embargo, él quería capitalizar sus dotes para obtener un campeonato. En una controvertida decisión, se mudó de Cleveland a Miami Heat, conjunto en el que brilló junto con Chris Bosh y Dwyane Wade. Aquí alcanzó uno de sus más grandes sueños dos veces, al coronarse en las campañas 2012 y 2013. 

No obstante, aún tenía una deuda pendiente con la escuadra que lo vio crecer y en 2014 -para sorpresa de todos- volvió con los Cavaliers. Ya consolidado como una figura y como un hombre que siempre cumple su palabra, James se puso el anillo de ganador de nuevo en la temporada 2015-16, pero ahora con el jersey del equipo que lo consagró como ídolo. 

TE INVITAMOS A QUE TE SUSCRIBAS EN NUESTRO NEWSLETTER

Con el compromiso de Cleveland ya cumplido, al King James le esperaban las puertas abiertas de los Lakers, equipo que lo quiso ver en sus filas desde el inicio de su carrera. LeBron alcanzó una vez más la gloria en la temporada 2019-20. Su determinación corroboró que no importa qué conjunto lo contrate, él lo hará campeón.

Y con su alto rendimiento, los Lakers (con LeBron James a la cabeza) son favoritos para la presente temporada, pues dominan en los números.

Strendus, la plataforma de entretenimiento en línea más segura y confiable de México, le da a LA un momio de +120 (por cada $100 se gana $120) como líderes de la Conferencia Oeste y +239 para llevarse el siguiente torneo*. 

De hecho, el prodigio de Akron está a tan sólo dos títulos de alcanzar a Michael. Hace poco lo rebasó en total de puntos conseguidos: Jordan es el quinto mejor anotador en la historia de la NBA con 32,292 y James el tercero, con más de 34 mil. Poco a poco, LeBron se convierte en ese basquetbolista que lo hizo soñar cuando era un niño, ¿podrá saltar tan alto para alcanzarlo? 

*Los momios están sujetos a cambios. 

Conquista el juego desde tu computadora, tablet o smartphone en una de las plataformas de entretenimiento en línea más importantes y seguras del país. Descarga gratis Strendus en sistemas IOS o Android, o visita la página.

TE PODRÍA INTERESAR:

¿CÓMO RECONSTRUYÓ ROB PELIKAN A LOS LAKERS?