Los Juegos Olímpicos, ¿cómo ayudan al mundo?

Los Juegos Olímpicos, ¿cómo ayudan al mundo?

Todo sabemos lo que significan los Juegos Olímpicos para las naciones y para las empresas. Se puede reducir en impacto económico, presencia de marca-país, más contribución al PIB e incluso hasta gastos excesivos que pueden dejar al borde del crack financiero como ocurrió con Grecia en 2004. Pero hay algo que es intangible, ¿qué representan para las personas, para la sociedad, para la inspiración? Hoy tratamos de dar algunas pistas al respecto.

Te recomendamos: Mónica Vergara: del futbol de barrio a seleccionadora nacional.

Es 23 de julio de 2020. El estadio Olímpico de Tokio está en silencio. Aparece la nadadora japonesa Rikako Ikee, camina hasta el centro del recinto y levanta una pequeña llama que está en una lámpara en el suelo. Hoy debía ser una fecha histórica, pero algo cambió. ¿Por qué son importantes los Juegos Olímpicos para el mundo?

«Los atletas de todo el mundo deberían de estar aquí junto a 60,000 espectadores mirando la llama Olímpica. El futuro que dábamos por sentado se transformó de la noche a la mañana en algo completamente diferente. Lo entiendo bien porque experimenté lo mismo cuando tuve una enfermedad potencialmente mortal”, dijo Ikee, en su discurso para la campaña Tokio 2020+1.

En 2019, la talentosa atleta fue diagnosticada con leucemia, se acababa el sueño de poder competir (en ese momento) en sus segundos Juegos Olímpicos, y unos muy especiales por ser en su país.

Esa misma sensación de ver derrumbado todo el esfuerzo por estar presentes en la máxima justa deportiva, se replicó por todos lados del mundo cuando se anunció que se pospondría la realización de Tokio 2020 por la pandemia de coronavirus.

La organización de los Juegos, se puso la meta de en un año poder celebrarlos. Lo que para muchos era una tragedia, para Ikee se transformaba en una oportunidad. Tras superar la enfermedad en diciembre de 2019, aceleró los entrenamientos con el objetivo de estar en la justa en 2021.

Si bien en dinero es mucho lo que está en juego, el valor que tienen los olímpicos para cada persona es intangible. Ya no eres el mismo tras ser parte del evento como deportistas, espectador, asistente.

¿Qué siente una ciudad con los Juegos Olímpicos?

El segundo principio fundamental que tiene la Carta Olímpica es que el objetivo del Olimpismo es “poner siempre el deporte al servicio del desarrollo armónico del ser humano, con el fin de favorecer el establecimiento de una sociedad pacífica y comprometida con el mantenimiento de la dignidad humana”.

Si esto no ocurre, cualquier éxito de unos Juegos Olímpicos no tiene sentido. Por eso, la organización del evento debe poner como prioridad la integración de la justa con los intereses de la sociedad.

Primeramente, con los habitantes de la ciudad que será sede. Ahora cualquier candidatura requiere de sondeos que demuestren el apoyo público a la organización de los Juegos. Vendrán muchos cambios en todo el proceso olímpico, y lo menos que podría esperarse es que la mayoría de la población lo acepte.

¿Qué es lo que siente una ciudad que recibe los Juegos?

De acuerdo con un análisis del Centro de Estudios Olímpicos y del Deporte de la Universidad Autónoma de Barcelona, entre las principales repercusiones sociales están:

  • Refuerza directa o indirectamente la identidad de una nación
  • Desecha sentimientos de inferioridad respecto otros pueblos
  • Da a conocer al mundo la cultura popular durante las ceremonias de apertura y clausura
  • Es una vía de posible integración y reivindicación cultural
  • Conlleva un aumento de tolerancia, se permite conocer a distintas personas y culturas
  • Produce una oportunidad de desarrollar el conocimiento y la práctica del deporte

Uno de los casos más significativos en el que el Olimpismo mostró su aporte social fue en Barcelona 92, considerados mucho tiempo los mejores JJOO de la historia moderna. Los elogios por el legado de la justa son innumerables.

“La ciudad aprovechó la oportunidad para posicionarse ante la imagen pública mejorando la capacidad y calidad hotelera, la zona portuaria, el aumento de la renta de sus ciudadanos y su bienestar social”, Josep Maria Montaner, autor de “El Modelo Barcelona”.

“Barcelona dejó el mejor legado en toda la historia del movimiento olímpico. Es una historia extraordinaria e increíble. Debido a los Juegos de 1992, cambió totalmente la ciudad, su cara, por medio del deporte: abriéndose al mar, transformando la economía de la ciudad, creando espacios verdes y construyendo viviendas a precios razonables. Ahora todos quieren ser como Barcelona”. Sebastian Coe, presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La pandemia afectó el ‘efecto Juegos Olímpicos’ en Japón

A lo largo de la historia, Japón ha demostrado no vencerse ante las adversidades. Para muchos, una sociedad modelo y la que tiene mucho que enseñarnos, aunque pocas veces le demos la oportunidad.

Si hay una nación que es una lección de recuperación es Japón después de reconstruirse tras la Segunda Guerra Mundial.

Para Tokio 2020, el objetivo es presentar “los juegos más innovadores de la historia”. No solo sería ver grandes avances tecnológicos, también apostaron por un ambicioso programa con la Olimpiada Cultural que empezó en cuanto terminó Río 2016.

En el artículo “Olympics postponement may be a cultural opportunity for Tokyo” del sitio The Conversation, justamente analizan que con la postergación del evento “se puede demostrar que están en sintonía con la crisis de salud internacional y contribuir a un mensaje global positivo e inspirador aprovechando la riqueza de su programa de Olimpiadas Culturales”.

Estamos a unos meses de la nueva cita olímpica, y hoy todavía existe cierta incertidumbre de su realización. Por tal motivo, el texto también señala algo muy interesante y es saber cómo los organizadores nos darán el mensaje de “por qué albergar los Juegos Olímpicos, especialmente después de una pandemia, todavía es importante para Japón y el mundo”.

Sin embargo, el fervor por tener este evento ha ido decayendo. A inicios de enero, el 77% de los japoneses  encuestados por la emisora nipona NHK, dijeron que quieren que los Juegos de Tokio sean cancelados o pospuestos aún más. Sólo el 16% contestaron que la justa debe celebrarse conforme a lo programado (del 23 de julio al 8 de agosto de 2021).

Mientras la crisis por el coronavirus no tenga freno, un amplio sector de la población japonesa entiende que todavía no es momento de pensar en una competencia deportiva.

Los Juegos Olímpicos cambian el ánimo

“El Olimpismo se propone crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo, la responsabilidad social y el respeto por los principios éticos fundamentales universales”, dice el primer principio de la Carta Olímpica.

Imagen de los Juegos Olímpicos de Londres.

Es evidente que los JJOO no sólo cambian el urbanismo de una ciudad, también lo hace en las entrañas de los pobladores. Desde el aficionado que tiene boleto para las pruebas, como el que es voluntario de algún evento, y hasta el que observa desde una pequeña pantalla lo que se sucede en su país.

Diferentes análisis indican los siguientes sentimientos que provocan unos Olímpicos:

  • Existe un miedo al fracaso en el tiempo de espera para la realización del evento
  • Incertidumbre y molestia por los cambios que representan las obras en la ciudad
  • Ilusión y deseo por el éxito de la justa
  • Orgullo e identidad por los diferentes símbolos
  • Optimismo por el futuro
  • Melancolía cuando el pebetero se apaga

El vacío que genera la clausura de los Juegos es de lo más estudiado, ya que normalmente la población aceptó muchas pesares por la “alegría del esfuerzo” de mostrar la mejor cara del país al mundo.

La vuelta a la realidad puede ser demasiado dura. Esperar tantos años, hacer tantos sacrificios para sólo gozar de dos semanas como el centro de atención mundial. 

En ciudades como Atenas, que se vieron gravemente afectadas, junto con todo el país de Grecia por la deuda que causaron los Juegos de 2004, aún se tienen recuerdos emotivos de lo que sucedió durante las pruebas. 

¿Cómo prepararse para transmitir unos JO que están en riesgo?

En este episodio del podcast The Coffee, Mauricio Cabrera platicó con Joe Aboumrad, Director de Marca Claro y Claro Sports, quien comparte sus planes de cara a los Juegos Olímpicos y el modo en que han asumido los retrasos en la organización de los Juegos y su posible cancelación.

Durante el episodio, Joe habla sobre el modo en que están preparándose para una cobertura que, de realizarse, no le permitirá el desplazamiento de recursos humanos al lugar de los hechos y modificará planes de incorporar a influencers con sus propias transmisiones por medio de dispositivos móviles

Joe habla sobre la profunda transformación de los medios deportivos ante la proliferación de plataformas que incentivan la participación de creadores de contenido independientes y lo que eso representa para el estado actual de la industria del deporte.

Suscríbete gratis a nuestro Newsletter aquí.