Los libros, el secreto de Nacho Ambriz

IVAN PÉREZ/ @elmisterperez

Cuándo te inspiras en Nelson Mandela o Mahatma Ghandi, ¿algo te puede salir mal? Al menos, podemos estar seguros que nuestras convicciones y con un poco de suerte, el alma, pueden estar en paz.

Ignacio Ambriz es un hombre solitario. No es de los que le guste salir demasiado de casa, prefiere leer. A veces, cuando hay una frase que le gusta la anota o la memoriza y luego, con el tiempo, encuentra la situación correcta y el jugador correcto para recordar ese pasaje.

Quizás los mejores momentos de Nacho los recordamos con su bazuca que tenía en las piernas cada vez que disparaba de larga distancia.

¡Viene Ambriz, viene cañón, viene Nachooo… goool!! Así fue como narró Enrique Bermúdez el gol que marcó en la final de la Copa Oro de 1993 ante Estados Unidos en el Estadio Azteca. Ignacio se encogió y salió disparado a celebrar con la banca donde estaba Javier Aguirre, con quien compartiría años después los banquillos y el gusto por la lectura.

Ignacio ahora es el mejor técnico de la Liga. Y también es el entrenador que tiene la marca con más victorias consecutivas con un equipo del campeonato mexicano (León, 11 triunfos al hilo).

******

Enrique Ojitos Meza, que es un técnico que se dedica a regalar libros a jugadores e invitarlos a la reflexión, él le presentó a John Maxwell, un escritor estadounidense que tiene más de 80 libros entre ellos Las 21 leyes irrefutables del liderazgo y Las 21 cualidades indispensables de un líder: conviértase en la persona que otros querrán seguir.

Los que le conocen, dicen que a Nacho también le han visto biografías de Mandela o Ghandi y que en privado o en grupo habla de ellos o toma pasajes de esos libros para hablar con los jugadores.

Pero quizás uno de sus libros de cabecera es Nunca te des por vencido, de Camilo Cruz, un texto que no cuesta más de 200 pesos, pero que le ha servido para motivarse, tomar ejemplos, reflexionar sobre su vida y su carrera.

El libro se inspira en el discurso que dio el estadista británico Wilston Churchill a los alumnos de Harrow, su escuela de la infancia. “Nunca se den por vencidos en nada sea grande o pequeño, sublime o trivial, nunca, nunca, nunca…” fue parte de esa memorable e histórica charla que motivó el texto.

Y sí, Ambriz nunca se ha dado por vencido, ni por que le llamaron fracasado en Chivas o en América, ni porque le costó el puesto en Necaxa por respaldar a su plantilla que no estaba de acuerdo por el premio que les dieron por ganar la Copa. Nacho, el hombre que tenía una bazuca en las piernas, busca inspirar desde el conocimiento, pero también desde el intelecto.

Nacho, ¿cuántas de tus notas en tus libretas les has dicho a tus jugadores de León?