Pablo Guede: la rebelión desde el cariño

Pablo Guede

¿Cuántas veces te han dicho que el cariño es una muestra de debilidad? Es verdad, puede doler, pero también es fuerte, firme, audaz, arriesgado. Lo sientes o no. Lo necesitas. Son detalles, miradas, un palmadita en la espalda, decirle a alguien que lo que ha hecho estuvo de “puta madre”. El cariño es equipo. También es sacrificio. El cariño es futbol y Pablo Guede, el técnico de Monarcas lo sabe. Y sí, a veces para querer hay que sufrir. Morelia sabe sufrir.

“Trabajo con seres humanos”, dice. La doctora Elisabeth Kübler-Ross realizó hace algunos años un estudio donde analizaba el comportamiento de los recuerdos y concluyó que con el paso del tiempo lo que más viene a nuestra mente no son los éxitos ni los fracasos, lo que llega son aquellas palabras que nos hicieron cimbrar, el grupo de amigos con el que acostumbramos a hacer tontería y media, un beso, un abrazo, también con los compañeros con los que trabajamos y nos divertimos. 

Pablo Guede llegó a Morelia como un desconocido. Sí, es obsesionado de futbol. Desde que fue presentado como entrenador del equipo ha visto más 525 partidos. Mira unos cinco o seis al día. Con 10 días en México, dicen las personas que trabajan con él, ya había visto a todos los equipos de la Liga MX. 

Pero también entrena el cariño a diario. 

“Es solidario, apoya a los jugadores, a los empleados, está al pendiente de todo”, dice Edwin Victoria, Marketing & Communications Manager de Monarcas. “Es un tipo hábil verbalmente. Lo primero que hizo fue trabajar la motivación del plantel (tomó al club en el puesto 15 de la general) y regresarle la confianza, a que volvieran a creer en ellos”, comenta Marco Malvido, director de Ecos del Quinceo.

Ahora durante las concentraciones los jugadores se divierten, están justo guardando en su memoria aquello que halló la doctora Elisabeth Kübler-Ross en sus pacientes: los recuerdos.

****

Pablo Guede
FOTO: Tomada de Twitter

Pablo Guede mira partidos todo el tiempo, no se estanca en sus conocimientos y sí el 4-3-3 fue su sistema favorito con San Lorenzo, ahora puede ser un 3-5-2 o jugar con línea de cuatro defensores; también dedica mucho rato a mirar en el ordenador lo que el departamento de inteligencia deportiva y sus auxiliares han encontrado gracias a los software y la tecnología. Sí, todo eso es verdad. Pero el entrenador de Morelia también se capacita a través de la lectura. Los libros ayudan para tocar los pensamientos, las fibras de la motivación.

Experiencia como entrenador

  • El Palo (Argentina)
  • Nueva Chicago (Argentina)
  • Palestino (Chile)
  • San Lorenzo (Argentina)
  • Colo-Colo (Chile)
  • Al-Ahli (Arabia)

Por ejemplo, Pablo aprendió mucho del manejo de equipo en el libro de Herr Pep, escrito por Martí Perarnau, quien desmenuza en todo momento cómo era Pep Guardiola en el Bayern Múnich, cómo trataba al grupo. También inspiró un libro: “Pablo Guede. Conceptos de un inconformistas”, de Matías Navarro quien dice que “lo que más me llamó la atención es la obsesión que tiene por el trabajo. En San Lorenzo pasaba entre 10 y 12 horas al día en el club”.

Sus métodos de motivación y acercamiento con los jugadores, “los seres humanos”, le permitieron recuperar a futbolistas que antes de su llegada no eran tomados en cuenta o estaban bajos de juego:  Sebastián Ferreria, Miguel Sansores, Edison Flores, Rodrigo Millar, Gabriel Achilier, Efraín Velarde son lgunos de ellos.  

Pablo Guede platicó mucho con estos futbolistas, les dio la confianza, los preparó y ellos ya le han retribuido en la cancha. El cariño (muchas veces) te hace mejor. “Morelia se sacó la lotería con Pablo”, dice Marco Malvido.

“Especialmente Pablo se me hace una persona muy centrada, no sé qué haya pasado en Chile (donde algunos jugadores en Colo-Colo lo tacharon de “bipolar” o demasiado intenso) o qué es lo que ha aprendido de esas experiencias, pero a mi se me hace muy maduro, muy directo eso sí”, relata Edwin Victoria.

Hace unas semanas en una charla técnica dijo: “Grupo, equipo, sacrificio, lucha, fuego, seguridad”. Eso es Monarcas dentro de la cancha. Sufrir pues.

Transmitir sentimientos es lo más complicado. Hay clubes que transmiten calidad, pero no es fácil mirar a un grupo de personas sudar convencimiento.  Pablo ni siquiera pensaba en ser director técnico. Ya tiene seis títulos.

PD. Querer es bonito. Es necesario. En Monarcas se quieren.

Te podría interesar

¿Qué tiene que ver la Liga MX con República Dominicana o Polonia?