¿Por qué en Tepito están pendientes del mercado de fichajes?

EDGAR SÁNCHEZ (@CHHIVO)

Es una feria de colores, variedades, tamaños y calidades. Para todos aquellos que sueñan con portar las playeras y uniformes de sus equipos favoritos nacionales e internacionales o hacer honor a su figura actual o pasada del balompié, dar una vuelta por el Barrio Bravo de Tepito es una opción. La piratería es algo natural en México.

En las calles Florida, Aztecas, Jesús Carranza y Eje 1 Norte abunda el comercio informal que hace de la pasión de los aficionados su negocio y forma de vida.

Las camisetas y uniformes de los grandes América y Chivas abundan colgadas en los puestos, en menor cantidad las de Cruz Azul y Pumas, aunque las clásicas con el dorsal de Hugo Sánchez, Cabinho y Leonardo Cuellar son de las más pedidas por los compradores.

FOTO: Google Maps

Los comerciantes sostienen que si bien no pueden mencionar el jersey que más se vende, sí es una realidad que las modas o actualidades se ven reflejadas en sus entradas. Así, el último modelo clon del América con el dorsal ’10’ y el nombre de Giovani es la más solicitada hasta el momento, aunque parece que la euforia va a la baja.

“Cuando se hizo oficial la llegada de Gio al América, en corto mandamos a vulcanizar su nombre y número en las playeras y fue un hit. En las primeras semanas vendimos hasta 200 o 250 prendas en un buen día. Lo mismo pasa ahora con Jiménez, muchos piden la del Wolverhampton y poco a poco nos están solicitando la del Nápoles que diga Chucky”, dice Héctor Gutiérrez, dueño de un local en Eje 1 Norte.

FOTO: Tomada de Internet.

Aunque las prendas varían en sus precios de acuerdo a la calidad de la misma, lo que los comerciantes definen como ‘normal’ y ‘clon’, alcanzan un promedio de 250 pesos por lo que en un buen día de fin de semana sólo por la playera de Gio, Jiménez o Chucky pueden embolsarse hasta 62 mil 500 pesos.

De ahí que no se vea alejada la cantidad que los comerciantes del negocio informal llegan a ganar en una jornada laboral.

“Sería difícil mencionarte cuanto ganamos en un día porque como en todos los negocios a veces nos va bien, otros días más o menos y otros mal, pero en promedio se genera entre 50 mil y 100 mil pesos”, dice Iván Martínez, vendedor en la calle de Florida.

Los comerciantes han aprendido que se mueven por temporadas, con los booms de grandes fichajes o jugadores en gratos momentos aunque como un fenómeno no olvidan las camisetas clásicas del conjunto de la Universidad que se llegan a valuar hasta en 500 pesos.

“¿Por qué vendemos playeras antañas de Pumas? Pues porque fue una temporada que no olvidan los aficionados del equipo y los mexicanos, muchos ahora ni saben quienes son sus mejores jugadores”, dice un vendedor que prefirió el anonimato.

Así que si quieren convertirse y rendir honor a sus máximas figuras actuales o del pasado y no cuentan con los recursos para cubrir los cerca de mil pesos de una prenda original, el Barrio Bravo está repleto con los nombres de Cabinho, Chucky, Jiménez y ahora Edson Álvarez.