Racismo

Racismo. Desesperación. Quisieras tener todas las fuerzas del mundo para salir de ahí, porque sientes aprisionado el cuello, pero no puedes, las fuerzas se te han ido, primero llega un dolor en el pecho y luego el oxigeno empieza a escasear, llega a la nariz pero en la tráquea se queda atorado, los pulmones no lo reciben, suplicas que algo pase, lo que sea que te saque de allí, es lento, angustiante y doloroso, pones los ojos en blanco y suplicas que eso acabe, pero no acaba, sigue y sigue, de repente no puedes más, estás inconsciente y para ese entonces, después de cinco minutos ya hay daño cerebral. Luego, te vas para siempre. 

Lo que le ocurrió a George Floyd no se lo puedes desear a tu peor enemigo. Luchar contra el racismo es una batalla constante desde hace más de 400 años que ni el deporte- una de las actividades más inspiradoras del ser humano- ha logrado combatir.

El racismo ocurre en todos lados. Por ejemplo, en Estados Unidos ocurre más de un acto racista en el deporte a la semana y en el futbol británico más de 11 en los estadios, redes sociales y deporte juvenil.

Maldita sea.

FOTO: WIKIPEDIA COMMONS

El color de piel es motivo de odio

George Floyd murió a manos de un policía blanco de Minneapolis (Derek Chauvin). La ‘autoridad’ le puso la rodilla en el cuello por más de siete minutos y provocó la asfixia, aunque los reportes oficiales no lo dan como la causa principal.

La sociedad estadounidense y del mundo lo ha catalogado como un homicidio racista. Sí, el racismo es una de las luchas del ser humano, pero a pesar de planes, estudios, informes, leyes, iniciativas, está lejos de terminar.

El deporte, una de las armas más poderosas de inspiración del mundo, tampoco ha podido evitarlo, es más, está (lamentablemente) lejos de hacerlo.

Después de lo que ocurrió en la Bundesliga, boxeadores, Michael Jordan, toda la ‘familia’ del deporte lo ha condenado, porque no es algo que esté fuera de sus vidas. En algún momento lo han sufrido. 

En el mundo se puede morir de un montón de cosas. Desde un virus, una bacteria, una infección o de alguna de las 7,000 enfermedades “raras” catalogadas por la OMS, también por COVID-19, en algún accidente o porque alguien que decide terminar la vida de otra persona. Pero también las personas mueren por su color de piel.

Muertes por racismo se les conoce. En Estados Unidos, cada día, mueren casi 7 personas por su tono de piel negra o de raza afroamericana (Pew Research Center). Ese es su pecado, tener un tono de piel distinto. 

En el deporte en los países más desarrollados -donde se ha documentado el tema- el racismo nunca ha dejado de estar presente.

En Gran Bretaña- según la ONG Kick It Out que documenta los actos o comportamientos racistas en el futbol británico, en la temporada 18-19 hubo 572 reportes en los juegos profesionales, redes sociales y futbol de desarrollo.

En Estados Unidos -detalla el Instituto de Diversidad y Ética del Deporte- hace dos años (el último informe disponible) se presentaron 52 incidentes reportados… lejos de los 11 que se informaron en 2015.

El Doctor en Sociología, Rashawn Ray, comentó al Washington Post que las personas de color enfrentan “estereotipos históricos y eso los lleva a ser criminalizados sin antes saber qué ocurre con ellos. Por ejemplo ahora en esta época de COVID muchos usan cubrebocas y cuando entran a las tiendas piensan que los van a asaltar, eso no puede suceder”.

Racismo
FOTO: WIKIPEDIA COMMONS

¿Trump detona el racismo?

Pew Research Center publicó recientemente una encuesta sobre la percepción de los estadounidenses en temas de racismo. Una de sus preguntas fue:

¿Donald Trump ha empeorado las relaciones humanas por temas raciales? 56% respondieron que sí y la población negra dio una respuesta positiva en un 73%.

“Los negros son particularmente sombríos sobre el progreso racial del país. Más de ocho de cada diez adultos negros dicen que el legado de la esclavitud afecta la posición de las personas negras en Estados Unidos hoy en día, incluido el 59% que dice que lo afecta mucho. Aproximadamente ocho de cada diez negros (78%) dicen que el país no ha ido lo suficientemente lejos cuando se trata de darles a los negros los mismos derechos que a los blancos, y la mitad dice que es poco probable que el país logre la igualdad racial”

PEW RESEARCH CENTER

La percepción de la población en EU coincide con los datos de racismo en el deporte de aquel país. Según el Instituto de Diversidad y Ética del Deporte del 2015 a la fecha, los reportes de actos o comportamientos racistas crecieron 372% desde que Donald Trump tomó la presidencia.

En 2016, cuando aún formaba parte de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick se arrodillaba durante el himno nacional de los Estados Unidos que se entona previo a cada partido en señal de protesta contra el trato hacia personas de color, lo que despertó críticas del presidente Trump quien criticó severamente su actitud exponiéndolo y señalándolo en redes sociales y en diversos espacios.

“Creo que si fuera lo suficientemente bueno, conozco a los propietarios, conozco a Bob Kraft, conozco a muchos de los propietarios, si es lo suficientemente bueno, lo firmarían”, dijo Donald Trump a principios del año pasado sobre Colin.

En el futbol el racismo es casi un hecho cotidiano. Un informe de Kick It Out detalla que el 51% de los fanáticos al deporte han sido testigos de abusos raciales mientras veían un partido de futbol. 

¿Qué es racismo?

Cuatro personas decidieron colocar en 2017 en el Fenway Park, casa de los Medias Rojas de Boston una pancarta que decía: “El racismo es tan americano como el béisbol”.

El letrero en blanco y negro se dejó caer sobre la sección central del Monstruo Verde, el famoso muro alto del jardín izquierdo del estadio, durante la cuarta entrada del juego contra Oakland.

“Queremos recordar a todos que así como el béisbol es fundamental para la cultura y la historia de Estados Unidos, también lo es el racismo. Los blancos necesitan despertar a esta realidad antes de que la supremacía blanca pueda ser verdaderamente desmantelada Instamos a cualquiera que esté interesado en aprender más o tomar medidas para contactar a su organización local de justicia racial”.

Así también somos los seres humanos.

¿Los castigos contra el racismo son suficientes en el deporte?

La encuesta de 27,000 personas (en 38 países) que aplicó Kick It Out concluye que 54% de los aficionados a nivel mundial han presenciado actos racistas pero solo tres de cada 10 saben cómo denunciarlo. 

Es verdad que los máximos organismo internacionales como la FIFA o el Comité Olímpico Internacional o marcas como Adidas o Nike han trabajado para erradicar el problema a través de campañas, pero las sanciones no han hecho eco en los aficionados que realizan este tipo de actos o incluso en los protagonistas que han incurrido este tipo de hechos.

Por ejemplo, el 3 de noviembre de 2019 el italiano Mario Balotelli fue atacado con gritos racistas imitando a un mono en el partido que su equipo el Brescia jugó ante el Hellas Verona.  En primera instancia la Federación Italiana decidió cerrar la parte de la tribuna donde se generaron los insultos… pero días después determinó suspender la sanción en espera de “una mayor investigación”.

El Míster documenta -en el caso del futbol- cuáles son las cinco sanciones más comunes cuando se presentan actos racistas

  • Multas. FIFA y la UEFA imponen sanciones que van desde los 20,000 a los 30,000 dólares por cada acto racista.
  • Sanciones a estadios. Se puede jugar a puerta cerrada, las sanciones van desde un partido bajo estas condiciones y multas de 20,000 dólares.
  • Quitar de puntos. Es una de las formas de castigo más recientes. Cuando se presentan de manera repetida este tipo de hechos la FIFA castiga con la reducción de unidades y multas que pueden superar los 100,000 dólares.
  • Arrestos. En conjunto con las autoridades locales en algunos países realizar actos racistas en escenarios deportivos es motivo de cárcel, al menos por unas horas. 
  • Detener los partidos. En caso de que los actos de racismo sean recurrentes durante un mismo juego, el árbitro puede suspender el encuentro.
Racismo
FOTO: TOMADA DE TWITTER

¿Hasta cuándo terminará esta pesadilla? 

En muchos casos los propios clubes solapan o permiten estos actos. Por ejemplo el propio Balotelli vivió actos racistas cuando su club jugó contra Lazio, la sanción fue de 22,000 dólares pero el equipo evitó que cerraran su estadio. Ahora bien… ¿cuánto representan 22,000 dólares para un club como la Lazio que ha incurrido en al menos 10 actos racista en los últimos cinco años?

“Si bien el racismo sigue siendo un problema en la sociedad, es probable que siempre se manifieste en el futbol hasta cierto punto. Es un problema global que ha existido durante cientos de años” .

KICK IT OUT

Así que morir por el color de tu piel, preferencias sexuales, religión, ideas es muy común en el mundo. Hoy esa aberración tiene un rostro: George Floyd, ¿pero cuántos no han muerto por tener un color distinto de piel?, ¿cuántos veces tendremos que ver a jugadores irse de la cancha como lo hizo Eto’o hace algunos años después de que le aventaron bananas y lo retrataban como un sitio?, ¿cuántas veces los jefes de Estado como Donald Trump desacreditarán cualquier protesta por el hecho de que él está en contra de una forma de pensar?

Desde la Edad Media se ha documentado el racismo como una forma sistemática y constante en el ser humano. Hablamos del año 400… 1,620 años después existe. A nombre del racismo -según los historiadores- han muerto más de 80 millones de personas, tan solo en el Holocausto hubo 15 millones. ¿Qué estamos esperando?

TE PODRÍA INTERESAR

Periodismo deportivo con perspectiva de género: un decálogo para ejercerlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *