Sufro acoso, soy atleta… pero no denuncio

acoso

IVAN PÉREZ/@elmisterperez

-¿Y en qué momento dejaste de sentir acoso, presión o bullying en tu carrera?

Paola hace una pausa, lanza una sonrisa melancólica y suspira. Claro, escarbar en el pasado no siempre es agradable. En el deporte mexicano 92.6% de las mujeres deportistas no denuncian casos de acoso o bullying según un informe de la CNDH.

-Cuando gané medallas y demostré que era capaz, cuando los medios reconocieron lo que hacía y se daba a conocer. Cuando eso sucedió, empecé a tener respeto en mi deporte de parte de todos (entrenadores y compañeros) y a tener mejores condiciones también.

Pero no todos los deportistas mexicanos son Paola Espinosa, nuestra mejor clavadista de la historia. Es más, ella no utiliza las palabras “acoso” o “bullying” cuando recuerda que previo a los Juegos Olímpicos de Atenas, su entrenador Jorge Rueda le impuso condiciones de trabajo bajo mucha presión además de la discriminación, “me hizo a un lado, no me dejaba competir, me dejaba sola y mejor algunos compañeros me decían que no me dejara”. 

acoso
Foto: Tomada de Twitter

Su entrenador, Francisco Rueda, había sido separado de equipo porque los padres de la clavadista Laura Sánchez entablaron una demanda contra él por ‘estrupo’ (delito sexual que se produce cuando una persona, generalmente mayor de edad, mantiene relaciones sexuales con una persona adolescente). Ahora ellos son esposos.

En el deporte mexicano lo más normal es que nadie diga nada cuando recibe acoso laboral o sexual. No es percepción, son datos. Si la Conade diera un informe público sobre las denuncias que se han presentado al respecto, podría presumir que tiene casi un expediente limpio. Entre 2016 y 2019, el organismo deportivo gubernamental solo ha documentado tres denuncias: una general y dos por discriminación, ninguna por acoso laboral o sexual de acuerdo con una petición de Transparencia realizada por este medio. 

La Conade cuenta desde finales del 2016 con el “Comité de ética y de prevención de conflictos de interés” justamente para afrontar esas problemáticas. Y uno de sus objetivos es difundir lo que hacen.

¿Son verdad los datos?, sí. Pero también es verdad que los deportistas mexicanos no hablan y prefieren callar. Tampoco es una percepción, eso también dicen los números. Recientemente la Comisión Nacional de Derechos Humanos junto al Colegio de Tlaxcala A.C realizaron el informe ‘Bullying y desigualdad de género en el deporte en México’ donde detallan que 92.6% de las mujeres que reciben algún tipo de acoso o bullying no denuncian ante ninguna autoridad el hecho.

“Yo creo que no es un tema que se ha terminado por completo (acoso), siempre hace falta mejorar un poco más y es difícil hablar de otras personas. Cuando a mi me sucedió en vez de tirarme fue una motivación para salir adelante, lograr mis objetivos y mis sueños”, recuerda Paola Espinosa. Pero insistimos, no todos tienen el carácter y el valor de ella para seguir, ni sus resultados deportivos que la respaldan.

Recientemente el informe “Diagnóstico de Hostigamiento sexual y Acoso sexual en la Administración Pública Federal”, un total de 13 instituciones federales no recibieron o tuvieron una alerta o denuncia. Una de ellas Conade pero también la SEDENA, SHCP, Concayt, entre otras. 

En el apartado: “Asegurar que la totalidad del personal reciba al menos una sesión anual de sensibilización sobre Hostigamiento sexual y Acoso sexual”, Conade -según este informe- fue la única dependencia que no dio información y tampoco aportó información de cuántas personas estaban capacitadas para afrontar este tema.

Y el acoso no es novedad y sí existe. El periódico Reforma documentó a detalle los problemas en el equipo mexicano de gimnasia, pero hace un tiempo la ex clavadista Azul Almazán lo denunció en CNN, el equipo de Puebla en la Liga MX Femenil recientenmente, Paola Espinosa, y hay muchos casos por contar todavía.

Una ex atleta de atletismo charló con esta publicación bajo la condición de anonimato: “Yo estaba protegida porque mis entrenadores eran mis padres, pero sí supe de muchas niñas, sobre todo en los viajes y en los estados, que se aprovechaban de ellas”.

*****

acoso
Foto: Conade

-¿Falta instaurar entre los atletas una cultura de la denuncia?

-Más que falta de cultura, que puede ser uno de los motivos, es la relación muy cercana que existe entre los deportistas y los entrenadores, no se puede comparar como la que tiene un trabajador con su jefe. Hay un vínculo enorme, donde tiene más una relación familiar que profesional, comenta Diana Plaza, ex gimnasta olímpica en Atlanta 1996 y académica de la Universidad Iberoamericana.

El informe de la CNDH dice que hay cinco factores por los que se discrimina, acosa o se hace bullying en el deporte mexicano: por su aspecto físico, su vestimenta, sus preferencias sexuales, religiosas y nivel socioeconómico.

“Sobre el particular informo que, de conformidad a mi designación como Presidenta del Comité de ética y Prevención de Conflictos de Interés (CEPCI) (…), no se encontraron registros de la solicitud de acceso a la información referida”, respondió Transparencia cuando se le cuestionó sobre los casos específicos de acoso laboral y sexual en Conade.

Y aunque los datos digan que no hay casos, se contrasta con las estadísticas del informe que elaboró la CNDH y el Colegio de Tlaxcala A.C, donde al menos el 30.2% de los atletas han recibido algún tipo de acoso. Si esta cifra la trasladamos a la última delegación olímpica que acudió a Río de Janeiro, 38 de los 125 deportistas que fueron, presentaron este problema a lo largo de su proceso deportivo.

“Yo creo que la falta de denuncia es porque las niñas, muchas de ellas menores de edad o muy jóvenes o en un contextos sociocultural complicados, no tienen la información necesaria, por no saber cómo hacerlo, miedo al qué dirán, al no saber afrontar el problema, porque es su palabra contra la suya, y ese enfrentamiento da miedo”, dice la ex atleta de atletismo cuando le pregunto sobre los motivos de denuncia.

Otras cifras para considerar:

  • 47.2% de los atletas han escuchado u observado conductas sexistas hacia alguna persona o grupo.
  • 37.7% han observado conductas intimidatorias contra alguna persona
  • 34% de deportistas han cambiado su vestimenta por miedo a ser discriminados o recibir acoso.

También, dice la ex atleta, que hay discriminación entre entrenadores. “A mi mamá la acosaban y discriminaban por su trabajo, lo hacían menos”. “El miedo es otro factor, miedo a denunciar a alguien que casi es como de tu familia o a quedar fuera. Creo que es un problema complejo que tiene que ver también con lo que sin duda están o no están haciendo las instituciones, qué tanto saben los atletas de los canales de denuncia, también como en todo es un asunto de recursos económicos, y compromiso de las autoridades”, reflexiona Diana Plaza.

acoso
Foto: Tomada de Twitter. Azul Almazán denunció acoso de su entrenador.

¿Qué dependencias o tratados defienden a los atletas?

  • Carta Internacional de la Educación Física y Deporte (UNESCO).
  • Quinta Conferencia Internacional de Ministros y Altos Funcionarios de la Educación Física y el Deporte.
  • Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres.
  • Programa de Acción de la “Conferencia Internacional Sobre la Población y el Desarrollo”.
  • Convención Interamericana para prevenir, sancionar, y erradicar la violencia contra la Mujer. 
  • La Plataforma de Acción de la 4ta Conferencia Mundial sobre la Mujer. 
  • Conferencia de la mujer en América Latina y el Caribe.
  • La Declaración de Brighton y la Llamada a la Acción de Windhoek.
  • Declaración de Macolin. 
  • Resolución 58/5 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Además de los canales oficiales en México, ¿sabrán los atletas que tienen hasta 10 instituciones, acuerdos y tratados internacionales que los protegen contra la discriminación, abuso, acoso laboral y sexual? Hoy, como nunca antes, no están solos, pero sí, cuesta levantar la voz, eso también es verdad.

TE PODRÍE INTERESAR

¿Por qué Alexa Morena tiene que buscar recursos económicos?